Poesía en movimiento

Espacio dedicado a las letras
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarRegistrarseMiembrosGrupos de UsuariosConectarse
Sólo los sabios pueden mirar donde los demas no ven nada
Emesga, nueva directora de la revista Keraynós

Comparte | 
 

 Cartas de Sal

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Makwa
Escritor desesperado
Escritor desesperado
avatar

Cantidad de envíos : 82
Edad : 30
Localización : Sevilla
Fecha de inscripción : 03/05/2009

MensajeTema: Cartas de Sal   Lun 11 Oct 2010, 06:48

Bueno lo escribí para los tipicos concursos del instituto... y ahora me hace gracia recordarlo. Fue hace cosa de 6 0 7 años no recuerdo muy bien...

Nunca he sido de escribir historias... se me da mejor leerlas... aquí dejo este pequeño relato Smile




Martes, 1 de septiembre de 1948

Querido Marcos :


Los días son largos, tan largos... como el infinito mar... si...como el mar, me pregunto si las olas son iguales que el sabor salitre que embargan mis lagrimas, y mi mar propio .

¿Aún me pregunto, si el olor de la jara siendo tan intenso ?...
Mi padre dice que no, que por aquí todo esta seco y solo huele a hambre.. y aunque lleva toda la razón del mundo, el olor de la locura es el que solo reflejan sus ojos.

La finca ha desaparecido en ella solo quedan chaparros muertos de sed y tierra oscura llena de metralla. Los animales casi han desaparecido o van siendo robados... solo nos quedan algunas ovejas. He aprendido a ordeñar y esquilar, ¡seguro que no me imaginas!. Te sorprenderás pero María vive conmigo, aunque ya no tengo como pagarle el servicio... la verdad la considero como mi hermana, su casa fue destruida durante un bombardeo del primer año, el mismo año que partiste a la guerra, ¡la guerra de olvido y sangre... tu guerra engulle hombres...!
Te preguntaras como han pasado estos doce años, para mí, te aseguro que no los engullo la inercia, aunque a veces lo hubiera deseado.

Decías que esta guerra jamás llegaría al pueblo, porque era demasiado hermoso para que nadie hiciera guerra en él, pero la guerra llegó Carlos, meses después de tu marcha en invierno de 1937.
Unos soldados llegaron al pueblo, eran doce según María; Nunca los ví. Un tropel de soldados del rojos llego un mes después y los mató.

El pueblo... lo que quedaba del pueblo, respiro hondo pensando que todo había acabado, ya que los grises, hicieron mucho más que robar. Se dedicaron a violar a las mujeres y fusilar a sus maridos delante de sus propios ojos, muy pocos escapamos de aquello....

“Llegaron a tiempo” “Salvadores”… dijeron bocas en el pueblo. Se creían que ellos eran los buenos en la guerra, simplemente por que los malos habían sido otros. Meses después los soldados aún seguían postrados en las calles , habían echo del pueblo y sus cercanías una especie de campamento y ya habían echo más daño que los soldados anteriores.

Marta Aranda ahora forma parte de la familia desde que la encontráramos en la puerta de la finca, inconsciente y enrollada en una manta.¡Dios mío Carlos... si supieras! tenía las manos atadas y ensangrentadas, su cuerpo estaba lleno de moratones y quemaduras de cigarros... tenía la cara llena de sangre reseca y ...

Después del fusilamiento de su marido unos soldados la agarraron y la metieron en el calabozo. Esa misma noche dos soldados la cogieron por los brazos y se la llevaron a campamento. Entre sollozos le ataron las manos y le rajaron el vestido, le agarraron las piernas entre dos hombres para que no se pudiera mover y en la boca un cacho de harapo sucio para que sus gritos se ahogaran en susurros… y sus lágrimas y su cuerpo fueran el único testigo de lo que allí sucedió.
Un soldado la rescato del suelo, cuando ya solo era un trozo de carne ensangrentado. Sintió lastima de ella y la llevo a la puerta de la finca.

Se la encontró María cuando salió a buscar agua. Después Marta se quedo inconsciente durante mucho tiempo, por las noches lloraba y chillaba a causa de las fiebres, a veces me negaba a cuidarla, no soportaba oír sus gritos febriles de clemencia a los soldados que la violaron. Un día despertó sin saber por que lo había hecho, se miro la barriga y empezó llorar; Marta estaba embarazada de cuatro meses. Desde ese día enmudeció y ni siquiera preguntó que hacía en esa casa extraña y por que la muerte no la llevo junto con su amado Andrés.
Pero una noche mientras le peinaba el pelo antes de acostarse, empezó hablar de Andrés… durante horas… para acabar hablando de los hombres que no le arrancaron la vida y la dejaron vivir con este constante sufrimiento.
A veces creo que puedo llegar hasta ella... alguna vez habla... pero pronto cede la palabra; Y la cede para siempre.

Una vez me pregunto por ti, mientras limpiábamos la tumba de su marido. Le respondí con un profundo suspiro...y ella me dio un abrazo silencioso. Desde entonces puedo notar su tristeza...su alma triste...
Su hijo nació un 27 de febrero, arrugado y resbaladizo, con las manos grandes y los ojos abiertos de par en par, Andrés nació para darle una segunda oportunidad a su madre. Y así lo hizo.

Poco antes de que la guerra acabara, se marcharon los soldados pero la gente del pueblo casi había desaparecido. Unos murieron y otros se refugiaron en la sierra. Aún hoy el dolor reside en los recuerdos de muchos que todo lo han perdido, sin aún saber porque les toco jugar en el juego de la guerra.

Mi padre poco después de esto se volvió loco, no creo que fuese por la guerra, si no por la muerte de mi madre. Cuando nos mudamos aquí hacía solo dos meses de su fallecimiento. Mi padre se marcho de Castilla León según él, por que Castilla se le hacía fría y León se le volvió orgullosa...ya te lo dije más de una vez; siempre amará a mi madre y su recuerdo ha acabado volviéndolo loco. Espero que tu recuerdo no me sea tan doloroso...quizás lo sea...

Ignoro donde estarás ahora. ¿De qué pueblecito ribereño, te habrás enamorado que ya no quieres volver? ¿Tan amargos fueron mis labios? ¿Quizás encontraste besos de mar?.

Siento que mis sueños no soportan ninguna esperanza... tus poemas de Hernández, las lágrimas secas de Lorca... ya no mantienen el eco de tus palabras en mis oídos. Ya no recuerdo tu voz, y tu fotografía me es extraña y me pregunto ¿A quién estoy mirando? como si estuviera loca...

Me creado un mundo de sal, un mundo de mar... un mundo de ti y de tus palabras borrosas. Dije no a algún si, dije no al llanto...dije no a tu muerte... después de doce años quizás pueda articular un si. Solo si tu recuerdo me deja, pues me ahoga, me asfixia... no me deja hablar. ¿Por qué albergo esta esperanza tan cruel de tu vuelta?¿De qué sigues vivo?¿De qué las balas no quebraron tu piel de acero? ¿De qué tu cuerpo no ha sido olvidado en ninguna fosa común?¿Por qué me prometiste regresar...?¡¿Por qué?!...

Yo intento no caer al abismo invisible en el que siempre floto… y preguntarme que ya es hora de olvidar, que mi vida se desgasta esperando tus brazos. Y el corazón se cae, se destroza, se rompe... pero no deja de olvidarte ni de amarte... Te escrito 100 cartas todas iguales y con un mismo mensaje <<¡vuelve!>>; Todas están en mi cajón, junto con tu libros, tu fotos, tu camisa, y tu anillo...¿Y tú Carlos, dónde estas?¿ dónde estas?...

Las noches son frías y oscuras. Tú piel ya se olvidó de la mía... que solamente anhela tú calor, tú boca de mis labios... y de las noches... noches, en donde tus manos se ceñían a mi frágil cuerpo... y tú cuerpo perdía entre mi sudor... ¿Ya lo olvidaste?...

Yo aún sigo aquí mi amor...

Te quiere Sofía.
Volver arriba Ir abajo
Jaskier
Amante de la Poesía
Amante de la Poesía
avatar

Cantidad de envíos : 289
Edad : 27
Localización : Entre columnas de coral
Fecha de inscripción : 14/02/2008

MensajeTema: Re: Cartas de Sal   Mar 12 Oct 2010, 04:42

Un relato tempestuoso como tú, Makwa!

La amante desesperada nos lleva de la mano en su vals al borde del acantilado, nos eleva como una hoja en el viento (como se nota en el antepenultimo parrafo, que habla del mundo de sal...), nos mece, nos vuelca, se eleva y luego comienza a caer lentamente hacía algo parecido a la locura, quiere dejarse caer, quiere estar a punto, y cuando casi toca, cuando casi pierde el hilo que la mantiene colgando como una mosca atrapada en la red, vuelve a elevarse, vuelve a enredarse, vuelve a escribir una carta para mantener alguna esperanza, una llama incombustible, nunca libre ni tan siquiera para rendirse....

También se ve ese tipo de hombre tan tuyo, sensible, palabras de miguel hernandez, de Lorca ( Tengo en mi interior una azucena imposible de regar...), y también de piel de acero, de sudor, que la cogía a ella, su fragil cuerpo, un tio fuerte, desde luego! Un hombre de lo más completo, muy tuyo, si (jeje).

Me han gustado los detalles, como el de Castilla fria, Leon orgulloso, deberías usarlos más!

Pero hay un detalle que se me antoja extraño, ella tiene el anillo, su anillo, es extraño que él no se lo llevara, en la guerra, donde más debía necesitarlo para recordarla... Se me hace extraño y me lleva a divagaciones de diferente tipo, estará él muerto y tal vez ella se invente que no ha vuelto para no caer en la locura? se fué sin el anillo porque la dejó, consciente de su muerte? quien sabe

Desde luego me ha hecho pensar en los amores en tiempos de guerra, con las vueltas que nunca llegan, y es terrible.

_________________
"Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti." F. W. N.
Volver arriba Ir abajo
http://www.fotolog.com/whitedove_raven
 
Cartas de Sal
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Cartas Promo de "Hidden Arsenal: Special Edition" Reveladas
» dudas con cartas dragunity
» Precios de cartas EXVC?
» Tus Cartas Raras y dificiles de conseguir
» duelo de cartas? quien quiere?

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Poesía en movimiento :: Relatos-
Cambiar a: